Llegamos por fin al final de esta saga sacada de la manga. Después de estas tres entregas previas (I, II y III), nos llega la cuarta y última. Disfrutadla:

  • Con forma de cerdito: Hasta no hace demasiado tiempo, la posesión de un cerdo era sinónimo de abundancia. Durante la Revolución Industrial, la gente invertía en la cría de un ejemplar que guardaba para sacrificio de última hora para momentos difíciles. Así, este animal se ha convertido en un símbolo tradicionalmente asociado al ahorro.
  • Curiosidad ecuestre: En muchas plazas es fácil ver esculturas ecuestres pero ¿sabían que la postura del caballo no es aleatoria? Si tiene las dos patas delanteras en el aire significa que el jinete murió en combate, si sólo una de las patas está en el aire, murió por heridas recibidas en combate, y si tiene las cuatro patas en el suelo, murió por causas naturales.
  • Ese gesto tan obsceno: Sí, ese de cerrar la mano y mostrar el dedo corazón apuntando hacia arriba ya estaba de moda entre los romanos, pero entonces no tenía ningún matiz obsceno sino que, al contrario, era una forma de desear felicidad. Calígula lo hacía siempre cuando daba su mano a besar a los súbditos.
  • Todo está OK: Durante la guerra de secesión norteamericana se adoptó la costumbre de que cuando las tropas regresaban a sus cuarteles después de una batalla en la que no se había producido ninguna baja escribían en una gran pizarra ‘0 killed‘, que en español significa cero muertos. Después se abrevió hasta convertirse en el internacional ‘ok‘, para indicar que todo va bien.
  • ¿Quién se lo iba a decir?: Dicen que Thomas Watson, fundador de IBM, que presentó el primer ordenador personal de la compañía en 1981, dijo: “Dudo que haya mercado en todo el mundo para más de cinco ordenadores”. Ahora echen un vistazo a su entorno laboral.¿Cuántos ven? Los últimos datos indican que en España hay unos cuatro millones de ordenadores (*); el 99% son PC.
  • Palabra de honor: …de que el vestido no se caerá, fue lo que le aseguró a su clienta la modista que confeccionó el primer vestido con el escote que lleva su nombre. Al dejar al descubierto la parte superior de la espalda, el pecho y los hombros sin ningún tipo de sujección despertó la inseguridad de la clienta a la que la sastra tuvo que reconfortar con esta frase que dio origen al nombre del vestido.
  • ¿Por qué vamos de tapas?: Se dice que en una visita a Cádiz, el rey Alfonso XIII paró en una venta y pidió una copa de vino, de pronto se levantó un remolino de viento y el camarero se apresuró a tapar la copa con una loncha de jamón para que no entrara arena de la playa en el vaso; el rey sorprendido pidió una copa más de vino con una tapa igual.
  • Días vetados: Entre los católicos de la Edad Media estaban vedadas las relaciones sexuales durante los festivos, sus vísperas, sus octavas, los viernes y la Cuaresma completa: quedaban 24 días del año. Los protestantes ingleses de la época victoriana las tenían vedadas los domingos, las Navidades, la Cuaresma y la Semana Santa.
  • Antiguo arte del tatuaje: El término tatuaje deriva de la palabra Ta-tau, que en polinesio significa marca sobre la piel. En un arte tan antiguo como el hombre. La momia de Similaun (de hace 5.300 años) tiene uno en la espalda. Los egipcios lo practicaban ya en el 2000 a.C. En los pueblos primitivos, tatuarse era un signo de integración social.
  • Cuchillos de punta redonda: Se atribuye a Richelieu la invención del cuchillos de punta redondeada. Hacia el año 1630, los hombres de alto rango utilizaban el extremo puntiagudo del cuchillo para limpiarse los dientes tras las comidas. Richelieu, a quien repugnaba este hábito, ordenó a su mayordomo que limara las puntas de los cuchillos de su casa.

(*) Como ya hemos apuntado en las anteriores ediciones, los datos mostrados son de la década de los noventa, fecha del origen de estos recortes.