El pasado fin de semana, por obligación de mi querido hermano, me he visto prácticamente seguidas tanto la primera como la segunda parte de Rec, y no es nada sano hacerlo.

Todos sabemos a qué películas me refiero, ¿verdad? Se trata de la obra de los directores Jaume Balagueró y Paco Plaza, y que nos cuenta la historia de como una periodista y un cámara hacen un reportaje a unos bomberos, los cuales son llamados a solventar un problema doméstico en un edificio. Tanto la periodista como el cámara los acompaña y ven como ese problema es algo más grave y peligroso de lo que parecía. La originalidad de la película se basa en que todo lo vemos a través de ese cámara, con lo cual la sensación de vértido es mayor, y los sustos, teóricamente, más pronunciados.

La segunda transcurre 15 minutos después de la primera, en el mismo edificio, pero no diré absolutamente nada de la trama ya que os destrozaría la primera parte. Como crítica os puedo decir que me encanta que en el cine español se innove, y se hagan cosas diferentes a lo que estamos acostumbrados, que parece que aquí solo se sabe hacer películas de la guerra civíl, de travestis o de adolescentes salidos. La película no envidia nada a otras producciones de terror o suspense americanas, la producción está bastante bien y consigue que nos creamos que la cámara es indestructible. Eso sí, la actriz principal, Manuela Velasco, me parece que sobreactua demasiado, estando demasiado excitada la mayor parte de la película y con la única preocupación, incluso en momentos donde su vida peligra, de que se grabe todo. Aún así la película está muy distraida y es cortita, aunque yo realmente no me llevé ni un solo susto, ya que son bastante previsibles.

En  la continuación se nota que se ha invertido más dinerito, e intenta seguir el mismo espíritu de la primera de que se vea todo a través de las cámaras,  si, cámaras, que en esta hay más. Sin contar nada solo decir que toda esta filosofía se va al traste por culpa de su final, algo que no hacía falta y que no sigue la línea de solo ver lo que las cámaras graban. No entiendo para que han metido esa escena, la cual intenta explicar algo que ya todos (o al menos los que tienen al menos una neurona) habíamos comprendido. Una lástima.

Según he leído, ya se está preparando una tercera parte, algo que queda bastante claro al finalizar la segunda, aunque yo la veo ya innecesaria, o al menos veo bastante difícil seguir con el mismo estilo. Ya veremos como sale, que seguro que mi hermano, amante del cine de terror, me vuelve a obligar a verla.