… cosas en Word que vosotros no creeríais.

  • He visto listas de items formateadas a base de espacios en blanco.
  • He visto docenas de retornos de carro seguidos al final de una página, para forzar el cambio a la página siguiente.
  • He visto una tabla de contenidos de un documento de 300 páginas, generada totalmente a mano «para evitar problemas».
  • He visto documentos llenos de imágenes en formato bitmap, ocupando gigas y que tardan minutos en «repaginarse».
  • He visto menús desplegables de «Estilos» con centenares de estilos definidos, ninguno usado de forma consistente en el documento.
  • He visto siete tipos diferentes de «bullets» en el mismo documento, con niveles de indentación inconsistentes.
  • He visto documentos impresos llenos de «¡Error! Marcador no definido»
  • He visto intentos de crear documentos multi-archivo con Word. Nunca he visto uno que funcionara.
  • He visto horas de trabajo desaparecidas por un súbito cuelgue, y copias de respaldo irrecuperables.
  • He visto listas de enumerables cuya numeración, en lugar de comenzar en 1, continuaba de otras de capítulos anteriores, sin que el autor lo notara hasta después de imprimir.
  • He visto documentos impresos que no se parecen a lo que se veía en pantalla.
  • He visto documentos que, al cambiar de ordenador, cambian completamente su paginación debido a que se usa una impresora diferente.
  • He visto el mensaje «¿Desea guardar los cambios efectuados en el documento?» sin haber hecho ningún cambio.
  • He visto un documento que, al avanzar tras la última página, se copiaba y pegaba a sí mismo en ese punto, de forma recursiva, aumentando su tamaño hasta colapsar el sistema.

Todos esos momentos se perderán en el tiempo, como lágrimas de alegría en la lluvia. Es hora de LaTeX.

Visto en el blog de Zifra.